Saltar al contenido

Pensamientos para una Hermana que ha Fallecido

5 diciembre, 2016
pensamientos para una hermana fallecida

El tiempo estimado para leer este post es 2 minutos

Estos son algunos pensamientos para una hermana que ha fallecido. Sin lugar a dudas, pasar por la pérdida de un familiar, un compañero o un amigo no es fácil. Todos los que hemos vivido esto entramos en tristeza, depresión y se nos viene a la mente múltiples recuerdos con esa persona. Cuando alguien que hemos querido fallece, debemos de dejarlo ir y darle un merecido adiós.

El que ya no esté físicamente no significa que ha pasado al olvido, al contrario, esa persona se convierte en un ángel que nos seguirá protegiendo siempre. Para que sigan viviendo en nosotros debemos de recordarlos siempre. Recordar las cosas positivas que nos dejaron, los momentos vividos y sus enseñanzas. Esto hará que siempre tengan un lugar muy dentro de nuestro corazón y que nada ni nadie hará que los olvidemos.

El dolor siempre estará, es por eso que he decido escribir estas palabras de despedida para mi hermana que ha fallecido.

Pensamientos para una hermana: Despedida a mí hermana muerta

Algo muy dentro de mí se ha roto desde que partiste. No concibo que ya no estés entre nosotros, no dejo de pensarte.

Te has ido a dormir eternamente, mientras pensábamos muy en el fondo, con mucha esperanza, que lograrías vencer esa enfermedad. Pensé que estaríamos riéndonos por mucho tiempo por haberla vencido.

En el interior de toda nuestra familia costará mucho tiempo lograr entender que Dios necesitaba de tu presencia, necesitaba otro ángel y es por eso que te ha llamado para estar a su lado.

Te has adelantado, para esperarnos allí, en ese lugar donde todos seremos llamados alguna vez. No juzgo a quien te ha llamado, ya que tarde o temprano, hará lo mismo con todos los demás. Pero, ¡cómo duele el que ya no estés aquí!, duele está herida dejada por tu ausencia.

Sin respuesta se quedan todos los porqués. Ahora tu risa bondadosa, tu felicidad, se ha convertido en un recuerdo imborrable. Las lágrimas salen por si solas, sin obedecer las órdenes que paren.

TAMBIÉN PUEDES LEER: 16 Cosas que Nadie te Dice Sobre Perder a un Ser Querido y Deberías de Saber

Te doy las gracias por ese ejemplo de vida que nos dejaste, el amor y la lucha a los tuyos. Gracias por ser como eras, alegre, llena de vida y siempre dando lo mejor de vos, tanto para nosotros, tu familia, así como par aquellos que tuvieron tu amistad. Te ruego, nos des valor y fuerza para lograr entender tu adiós, el cual sabemos, no tiene regreso.

Siempre vivirás en los corazones de todos los que te queremos. Al verte partir y descender en tu sepulcro, los ojos se nos han nublado de tanto llanto. Solo Dios sabe cuál es la proporción del tormento y a la vez, la quietud del descanso eterno en el que te encuentras.

Mi hermana querida, que has muerto en el mundo terrenal, pero te encuentras viviendo en el mundo espiritual. Solo nos queda el consuelo de que ya no estas sufriendo y nos estarás esperando para el reencuentro eterno. TE QUIERO, te queremos y siempre te llevaremos en nuestro corazón.

Dedicado a mí hermana Mercy, como cariñosamente le decíamos, quien se encuentra descansando en paz al lado del Señor.

Comentarios

comments

Inline
Inline