Saltar al contenido

Consejos para Superar El Duelo: Date Permiso Para LLorar

como superar el duelo

El tiempo estimado para leer este post es 7 minutos

El duelo para que sea sanado debe de ser llorado. Es por medio de las lágrimas que nuestro corazón saca la tristeza, la pena, el vacío, impotencia y la soledad. Si no se llora todas esas emociones que te consumen por dentro terminarían por destruirte. Tener que afrontar la muerte de un ser querido y sobrellevar el duelo es una de las pruebas más difíciles que podemos llevar en nuestra vida en algún momento. El tener que aceptar que una persona querida por nosotros ya no este físicamente presente, es un fuerte golpe y nos confunde. Casi siempre nos hace caer en periodos prolongados de tristeza y depresión.

Este proceso puede causar intensas reacciones en nuestro estado psicológico (tristeza, confusión, impotencia, miedo, angustia) así como en nuestro cuerpo (pérdida de apetito o de sueño, tensiones musculares u otros síntomas físicos), el duelo no debe de tomarse como una enfermedad. No hacer el duelo seria la verdadera enfermedad. Al estar inmerso en este dolor del duelo, parece que nunca podrás salir de ahí. Lo único que quieres es tener de nuevo a esa persona que tanto quieres. Pero hay que saber que Dios tiene un propósito para cada uno de nosotros en este mundo, Él sabe cuándo venimos y cuándo nos vamos de esta tierra. Hay que aprender que todo lo que tiene un comienzo, también tiene un final y que algún día nuestra vida tiene que terminar, es parte del proceso de la vida, naces, creces, te reproduces y mueres.

Decirle adiós a un ser querido es un momento muy doloroso
Decirle adiós a un ser querido es un momento muy doloroso

Esto no significa que nos vamos a olvidar de esa persona amada, que vamos a pasar la página o lo vamos a abandonar. Terminar el duelo es darle un lugar muy importante en nuestro corazón, un lugar donde nada ni nadie nos harán olvidar y permanecerá intacto hasta el final de nuestros días. Un lugar que hará que le abramos los brazos nuevamente a la vida.

¿Qué es el duelo?

El duelo es un proceso que se vive por la pérdida de un ser querido, es una adaptación emocional a los cambios psicológicos vividos durante la pérdida de la persona amada. Se debe de tener en cuenta que no solo se afecta el componente emocional, sino que también ocurren cambios fisiológicos y sociales. La duración y la intensidad del proceso de duelo dependerán de una persona a otra y la dimensión de la misma.

Etapas del duelo

Existen 5 etapas del duelo según describió la psiquiatra Elisabeth Kübler-Ross. Las descripciones de este proceso que ella hizo son las más populares actualmente. Según ella, los dolientes no atravesarán por dichas etapas en un orden prescrito, sino que son etapas que nos permitirán iniciar un proceso con el cual aprenderemos a convivir con la pérdida del ser querido.

Primera etapa del duelo: La Negación

Consiste en el rechazo que se hace, ya sea consciente o inconscientemente de lo que ha sucedido. En un primero momento no aceptamos que la persona que queremos ha fallecido, no queremos creerlo. Este es un mecanismo de defensa con el cual buscamos amortiguar el shock que nos produce la triste realidad. Es una respuesta emocional que nos paraliza y hace que nos escondamos de los hechos reales. Una frase muy común que resume esta etapa es “esto no puede estar pasándome a mí”.

Podemos sentir que el mundo pierde sentido y nos abruma y nos preguntamos cómo vamos a poder seguir adelante. Los sentimientos que se producen en esta etapa nos pueden proteger para adaptarnos a la realidad. La  negación es una parte normal en el proceso de duelo, es importante destacar que si la persona doliente dura en ella por mucho tiempo, le será difícil seguir adelante.

Segunda etapa del duelo: La ira

Los sentimientos de enojo están presentes en distinta intensidad durante el proceso de duelo. El enojo se dirige a la persona querida que ha fallecido, a los amigos o a nosotros mismo. Se llega a sentir un resentimiento hacia esa persona que se fue y nos dejó un inmenso dolor. Se llegan a escuchar ciertas frases como  ¿por qué yo? ¡Esto no es justo! Incluso se puede llegar a decir ¿Dónde está Dios cuando me sucedió esto? Es importante dejar que la persona doliente exprese toda esa ira sin necesidad de juzgarlo ya que el enojo es temporal y es necesario sacar todo lo que se queda adentro.

Tercera etapa del duelo: La negociación

Esta etapa suele ocurrir antes de la pérdida cuando se tiene un familiar con una enfermedad terminal, o bien, después de fallecido para negociar el dolor que es producido por la pérdida. Regularmente la persona doliente hace un trato con Dios donde ofrece un estilo de vida diferente a cambio de que el fallecido regrese a la vida. Esto no suele durar mucho tiempo y puede provocar culpa y remordimiento. Esta etapa del duelo es la más corta de todas, ya que se trata del último esfuerzo para tratar de aliviar el dolor que los pensamientos y las fantasías no coinciden con la realidad.

Cuarta etapa del duelo: La depresión

Es una etapa donde se comienza a comprender con certeza la muerte y se expresa en un aislamiento social, donde se rechaza incluso, la visita de los seres queridos. Se llega a sentir una tristeza, miedo e incertidumbre ante lo que está por venir.  Podemos llegar a sentir que hasta levantarse de la cama cada día es una tarea muy difícil. Estos sentimientos dan a entender que el doliente ha aceptado la situación.

Quinta etapa del duelo: La aceptación

Cuando se llega esta etapa, el doliente comienza a aceptar la realidad de que el ser querido se ha ido físicamente y que esta será la nueva realidad. Es aprender vivir con esta pérdida y crecer con los conocimientos de nuestros sentimientos. Nuevamente comenzamos a tener energías para ver a nuestras amistades y en nosotros mismos creando una nueva relación distinta con el ser querido fallecido. Se regresa a la rutina diaria y ya no se invocan los recuerdos del ser querido.


TAMBIÉN PUEDES LEER ESTO:


Continúa leyendo sobre LOS CONSEJOS PARA SUPERAR EL DUELO


Consejos para superar el duelo

Para que podamos sobrellevar el duelo se requiere de algunas tareas, las cuales necesitan tiempo e implica mucho de nuestro tiempo para podernos recuperar adecuadamente de la perdida. Algunos consejos a seguir son los siguientes:

Reconoce la pérdida

Aceptar la cruda realidad de que un ser querido ha muerto y no va a volver es algo difícil. Si pensamos con la cabeza es fácil, ya sabemos que falleció. Pero lo que en verdad es difícil es aceptarlo con el corazón. Por un tiempo no lo podrás creer. Vas a buscarlo, esperarlo o pensar que lo que estás viviendo es una pesadilla de la cual quieres despertar. Llegará un día en que pierdas la esperanza y que no podrás recuperar a tu familiar o amigo. Este en verdad será un momento muy doloroso pero será algo necesario y liberador.

Expresa el dolor

Es necesario sentir el dolor y todos los sentimientos que lo acompañan como tristeza, miedo, rabia, impotencia, culpa, soledad, etc. Tienes que expresar todo esto una y otra vez, las veces que sean necesario. Esto es necesario para vaciarnos de todos estos sentimientos. Podrá haber personas que te dirán “tienes que ser fuerte”, no debes de esconder tu dolor. Comparte cada vez que puedas tus sentimientos con tu familia o con algún amigo de confianza. No te guardes solo para ti estos sentimientos, no creas que vas a molestar o a cansar con lo mismo.

Aprende a vivir sin esa persona

Después de perder a un ser querido, nuestra vida debe de continuar con todas las exigencias de la misma. Después del fallecimiento de la pareja, es necesario aprender a hacer cosas que hacía esa persona. Debemos de aprender a superar el duelo y poder vivir solo, tomar decisiones por uno mismo y tener una nueva forma de relacionarse con los amigos y la familia.

Crea un vínculo interior y vuelve a vivir

Llegará un momento en el cual debes de saber que es necesario dejar todo el pasado y el dolor. Esto no quiere decir que lo vamos a abandonar o lo hemos olvidado. Hay que comprender que el dolor no es lo que debe de mantenernos unidos con nuestro ser querido. Él debe de ocupar un lugar muy especial dentro de nuestro corazón. Allí donde el amor que una vez hubo entre nosotros quedará intacto por siempre.

Date permiso para volver a ser feliz. Para que el corazón cicatrice hay que abrirse a los demás.

Comentarios

comments

Inline
Inline